FH-1373

Proceso familiar

Matrimonio / Unión de hecho

Los Artículos 11 y 12 del Código de Familia establecen que el matrimonio es la base esencial de la familia y tiene por objeto la vida en común, la cooperación y el auxilio mutuo, y que toda condición contraria a esos fines esenciales es nula.

El 8 de agosto de 2018, la Sala Constitucional declaró inconstitucional el artículo 14, inciso 6 del Código de Familia, que indicaba que era legalmente imposible el matrimonio entre parejas del mismo sexo, que entró a regir el 26 de mayo del 2020.

En esa misma fecha entró también a regir la unión de hecho entre parejas del mismo sexo, que cubre a personas que no necesariamente estén dispuestas a contraer matrimonio, pero que sí pueden utilizar la figura de la unión de hecho.

La entrada en vigencia del cambio legal solo implica que parejas del mismo sexo pueden casarse civilmente entre sí o estar cubiertas por unión de hecho, pero las prohibiciones existentes para la validez del matrimonio, en general, siguen vigentes.

1) Si la persona está ligada por un matrimonio anterior.

2) Entre ascendientes y descendientes por consanguinidad o afinidad. El impedimento no desaparece con la disolución del matrimonio que dio origen al parentesco por afinidad.

3) Entre hermanos consanguíneos.

4) Entre quien adopta y la persona adoptada y sus descendientes; hijos e hijas adoptivos de la misma persona; la persona adoptada y los hijos e hijas de quien adopta; la persona adoptada y el excónyuge de quien adopta, y la persona que adopta y el excónyuge de quien es adoptado.

5) Entre el autor, coautor, instigador o cómplice del delito de homicidio de uno de los cónyuges y el cónyuge sobreviviente.

Filiación

El Código Civil establece que toda persona tiene el derecho y la obligación a tener un nombre que la identifique. Actualmente hay un proyecto de ley de reforma del Código Civil y del Código de Familia para que los progenitores tengan la posibilidad de escoger si se utiliza en primer lugar el apellido materno o paterno. En el caso de las parejas del mismo sexo, serán estas quienes libremente decidan el orden de los apellidos de sus hijos.

En estos momentos se enfrentan tres escenarios:

1.Familias constituidas antes del 26 de mayo. No existe la opción de filiación directa, tendrían que recurrir a adoptar a sus propios/as hijos/as para el reconocimiento.

2.Para mujeres que se casen después del 26 de mayo, entre ambas decidirán el orden de los apellidos.

3.Para hombres que se casen después del 26 de mayo todavía no está claro el panorama. Se está a la espera de que se resuelva una consulta ante la Procuraduría General de la República. (Consultar en nuestra sección RECURSOS/Preguntas y Respuestas)

El Artículo 3 del Código de Familia indica que se prohíbe toda calificación sobre la naturaleza de la filiación.

El Artículo 8 del Código de Familia señala que las condiciones del reconocimiento se rigen por el derecho del domicilio del hijo al momento del nacimiento o al tiempo del acto o por el derecho del domicilio del autor del reconocimiento al momento del acto. La forma del reconocimiento se rige por el derecho del lugar del acto o por el derecho que lo rige en cuanto al fondo. Todo emplazamiento filial constituido de acuerdo con el derecho extranjero debe ser reconocido en la República, de conformidad con los principios de orden público internacional costarricense, especialmente aquellos que imponen considerar prioritariamente el interés superior del niño. Los principios que regulan las normas sobre filiación por técnicas de reproducción humana asistida integran el orden público internacional, y deben ser ponderados por la autoridad competente con ocasión de que se requiera su intervención a los efectos del reconocimiento de estado o inscripción de personas nacidas por medio de estas técnicas. En todo caso, se debe adoptar la decisión que redunde en beneficio del interés superior del niño.

Habilidades para la crianza

El cuidado o regulación emocional es la forma en la cual las personas influyen sobre qué emociones tienen, cuándo las tienen y cómo las experimentan y expresan (Gross, 1999). Por su parte, Gross y Thompson, (2007) lo definen como todos aquellos: “procesos intrínsecos y extrínsecos, consientes y no consientes, que influencian los componentes de la emoción, su conexión, su manifestación, su expresión en situaciones particulares y sus consecuencias”.

La conceptualización de la regulación emocional no está totalmente desarrollada y no existe una definición unificada. Por una parte, existe acuerdo en que la regulación emocional es proceso interno concerniente a las emociones; no obstante, hay desacuerdo con respeto a si se debe incluir la regulación externa de padres o profesores, la regulación voluntaria e involuntaria y la regulación anticipatoria en el proceso de regulación emocional, (Macklem, 2008); sin embargo, el avance en su definición refiere la coexistencia de una amplia y heterogénea gama de procesos relativos a la emoción (Gross y Thompson, 2007).

Otras definiciones referentes al cuidado emocional, describen los procesos para denominar las emociones positivas o negativas, asumirlas, controlarlas o cambiarlas haciendo una diferencia entre emoción y sentimiento .

La regulación emocional involucra las emociones como procesos implicados en tanto cumplen una serie de funciones; entre ellas están prepararnos para la acción, ayudando en la toma de decisiones, permitiendo elaborar juicios sobre el medio ambiente, el entorno e inclusive las intenciones de los demás. 

Las emociones hacen parte de todas las experiencias del ser humano y están presentes en la conciencia con algunas diferencias de cualidad e intensidad. Por ello, las emociones se pueden entender como experiencia con varias dimensiones que componen distintos tipos de respuesta: “cognitivo, subjetivo, conductual, expresivo y fisiológico/ adaptativo”. De igual manera, las emociones involucran afecto positivo y negativo, se relacionan con metas y se dirigen hacia la acción o el comportamiento. 

Ref. http://bdigital.unal.edu.co/58620/7/NataliaRomeroHurtado.2015.pdf

La socialización de la infancia se produce mediante las prácticas de crianza, entendidas como la manera en que los padres/madres (y en general la estructura familiar) orientan el desarrollo del niño/a y le transmiten un conjunto de valores y normas que facilitan su incorporación al grupo social. De manera simple, las prácticas de crianza son las acciones llevadas a cabo por los padres y personas responsables del cuidado del niño/a para dar respuesta cotidianamente a sus necesidades (Myers, 1994).

La familia es importante en la socialización y desarrollo durante la infancia. La combinación de costumbres y hábitos de crianza de los padres/madres, la sensibilidad hacia las necesidades de su hijo/a, la aceptación de su individualidad (Henao, Ramírez & Ramírez, 2007).

La familia es el primer contexto para la transmisión de las normas, valores y modelos de comportamiento, es la familia la que socializa al niño/a permitiéndole interiorizar los elementos básicos de la cultura y desarrollar las bases de su personalidad (Rodríguez, 2007).

La familia es también importante en el proceso de socialización y aprendizaje de los niños a lo largo de su desarrollo y de su vida escolar; en consecuencia, los padres facilitan el desarrollo de competencias sociales (Berk, 2004).

Ref. https://www.redalyc.org/pdf/679/67916261009.pdf

Las reacciones de los padres ante las emociones de los hijos juegan un papel importante en el desarrollo socioemocional. O’neal & Magai (2005) observaron la socialización parental y la relación con emocionalidad negativa en la infancia.

Estévez, Musitu & Herrero (2005) plantean en sus investigaciones las relaciones entre el contexto familiar y los problemas de comunicación como uno de los factores de riesgo para el ajuste psicológico de los adolescentes; además, analizaron la influencia de los problemas de comunicación (padre y madre por separado) y el ajuste escolar en la salud mental de los adolescentes, (malestar psicológico, sintomatología depresiva y estrés percibido). También plantean la posibilidad de la bidireccionalidad, es decir, que el ajuste emocional de los adolescentes afecta la comunicación y la dinámica familiar.

Rutter & Sroufe (2000) realizaron investigaciones sobre las contribuciones de los estilos de crianza y las prácticas de crianza de la familia en el desarrollo emocional durante la infancia y en relación con problemas externalizantes de comportamiento. Shapiro (1997) sostiene que los niños están afectados por la falta de atención familiar y que su desarrollo emocional es mucho más vulnerable ante situaciones estresantes y por la falta de modelos adecuados para el desarrollo emocional.

Ref. https://revistas.usantotomas.edu.co/index.php/diversitas/article/view/163/246

La familia y las pautas de crianza adecuadas facilitan el desarrollo de habilidades sociales y de conductas prosociales en la infancia, por lo cual es importante brindar sensibilización y orientación. Mestre et al. (1999) destacan que el tipo de normas que una familia establece, los recursos y procedimientos que utilizan para hacer cumplir dichas normas, junto con el grado de afectividad, comunicación y apoyo entre padres e hijos, son fundamentales para el crecimiento personal, la interiorización de valores, las habilidades sociales y la toma de decisiones para resolver conflictos.

Con respecto a la autoestima, a mayor grado de ella en los niños/as corresponde un mayor grado de autoestima valorado por los padres. Los padres utilizan diferentes estrategias educativas en función del tipo de conflicto y de la situación en la que se encuentren sus hijos, de esta forma, son más estrictos en las transgresiones de normas y mucho más permisivos y tolerantes en los conflictos internos y externos.

El desarrollo socioafectivo y la socialización en la infancia está relacionado con la participación, la crianza y la estimulación en la familia, como se destaca en los lineamientos de UNICEF (2004), al resaltar la participación del padre y la familia en la crianza y desarrollo infantil y en la importancia de identificar y optimizar las fortalezas de la familia en la crianza de los niños y niñas. El desarrollo psicosocial en la infancia influirá significativamente en las oportunidades de aprendizaje y sociales que pueda tener en el futuro.

Las familias con estilos democráticos o asertivos promueven un adecuado desarrollo socioafectivo. En sus investigaciones Richard de Minzi (2005) encontró que las familias democráticas promueven afrontamientos adaptativos y protectores ante la depresión y la soledad, mientras que las familias autoritarias generan inseguridad, evitación de los problemas, afrontamientos desadaptativos, depresión, además, la soledad está asociada al rechazo y al desinterés de los padres.

Ref. revistas.usantotomas.edu.co/index.php/diversitas/article/view/163/246

La disciplina con amor es una metodología de enseñanza y aprendizaje basada en un mejor trato a los niños desde el respeto mutuo. Es una metodología pues son procesos, estrategias, pasos, etc. para poder disciplinar a los estudiantes de una forma, no solo innovadora, si no práctica, útil con muchas ventajas y buenos resultados, ya que, cuando se trata a un niño con respeto, afecto, demostrándole cierta importancia, tomando en cuenta sus opiniones y decisiones, nace una motivación por parte de él, para realizar su trabajo, sea cual sea, de manera más completa y correcta posible; al hacer uso de esta metodología se logra que la practica educativa permita al estudiante mejorar el trabajo, los procesos de enseñanza y aprendizaje, adquirir habilidades y valores para su vida, haciendo parte de una sociedad.

La propuesta de disciplina con amor es distinta al control excesivo y a la permisividad, les enseña a los niños autodisciplina, responsabilidad, cooperación y habilidades para la resolución de conflictos; una de las diferencias principales es que la disciplina con amor no es humillante ni para los niños ni para los adultos, la disciplina con amor no trabaja con culpa ni dolor como mecanismos de motivación, La disciplina con amor está basada en la cooperación, la fusión de dignidad, firmeza y respeto mutuo es la base desde la cual la disciplina con amor enseña habilidades útiles para la vida y el control interno (Villamizar, 2004)

Ref. https://core.ac.uk/download/pdf/154339173.pdf

Es importante que la pareja lgtbq reciba asesoría apropiada para poder escoger no solamente los centros educativos que garanticen a sus hijos/as un ambiente favorable a la diversidad y donde se cuente con protocolos apropiados para su inserción sin enfrentar el bullying de sus coetáneos o actitudes inadecuadas del personal educativos.

Igualmente, es importante contar con asesoría que permita evaluar el proceso educativo que un centro de estudios desarrolla, para determinar cualitativamente si conviene o no a hijos/as de familias homoparentales.

Es importante promover procesos en la familia homoparental para desarrollar en sus hijos/as la capacidad de enfrentar por su propia cuenta el bullying que podrían enfrentar en sus entornos sociales debido a la orientación sexual de sus padres.

La salida del closet de la unidad familiar implica también la salida de los/as hijos/as, corriendo el riesgo de darse un posible enclosetamiento heterosexual. Dado que carecen de las herramientas para ello, niño o la niña podrían recurrir a generar su propio enclosetamiento más allá del ámbito familiar o del hogar, como mecanismo de defensa ante lo que pueden intuir como una situación de eventual riesgo.

Es importante que la familia homoparental aprenda a identificar las señales de esta actitud, y pueda desarrollar la capacidad de conversarlo en el seno del hogar, para dotar a los/as niños/as de esta habilidad.

Numerosas preguntas se hacen sobre la vida de adolescentes hijos/as de familias homoparentales. La más frecuente se relaciona con su orientación sexual y la posibilidad de que sean gays o lesbianas por llevar los mismos genes o simplemente por haber recibido esos modelos en casa. Los estudios realizados no han encontrado evidencia para sostener que el porcentaje de homosexualidad sea más alto entre hijos/as de personas gays que entre los de personas heterosexuales. 

Se ha encontrado que jóvenes de familias homoparentales son más tolerantes y tienen más capacidad de sentir empatía por otras minorías que otros adultos jóvenes de su grupo etario. En cuanto a sus propias relaciones, parecen no tener roles de género tan estereotipados para establecer en relaciones heterosexuales, al tener ideas más flexibles sobre género y sexualidad. 

El mayor problema para los adolescentes hijos de familias homoparentales, es la actitud negativa de sus compañeros hacia la homosexualidad. En algunos casos, para no ser foco de violencia verbal ni física, los jóvenes prefieren no hablar de la sexualidad de sus padres y mantener oculta su estructura familiar en el colegio. Durante este período la preocupación de los adolescentes es identificar a aquellas personas en quienes pueden confiar para hablar sobre este tema. Nuevamente, este resultado negativo no es consecuencia de la crianza de los padres y madres homoparentales, sino de un prejuicio social que con el tiempo podría ser modificado.

El funcionamiento emocional y la competencia social son algunos de los puntos clave en el desarrollo de un adolescente. No se han encontrado diferencias significativas en los niveles de autoestima, ansiedad, rendimiento académico, uso de sustancias o delincuencia juvenil, entre los jóvenes viviendo en familias homoparentales y aquellos viviendo con padres heterosexuales. En la mayoría de los casos, el consumo de sustancias, los problemas de salud mental y el funcionamiento cognitivo han estado vinculados a la calidad de la relación familiar. La orientación sexual de los padres o madres no ha sido determinante en ninguna de estas áreas. Cuando la relación familiar es cálida y afectuosa, los/as hijos/as tienen más posibilidades de desarrollarse sanamente. 

https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/5113931.pdf

Adopción

La adopción por parte de personas lgbtq, individualmente, existe desde hace tiempo en Costa Rica.

Legalmente no debe existir ninguna diferencia en el derecho para poder adoptar que tiene una pareja de personas del mismo sexo, en relación con el que tiene cualquier otra pareja. Esto fue pronunciado expresamente por la Corte Interamericana de Derechos Humanos y ratificado por la Sala Constitucional.

Sin embargo, existen ya algunas iniciativas conservadoras para limitarla, como un proyecto de ley que pretende evitar la adopción para parejas lgbtq, y una iniciativa hacia gobiernos locales (municipalidades) para cambiar el uso del concepto de matrimonio por uniones civiles, en asuntos de adopción.

Subrogación Gestacional

La subrogación gestacional, gestación subrogada o gestación por sustitución es una técnica de reproducción asistida humana (TRA) en la que una mujer, la gestante, hace donación de su capacidad gestacional. Es aquella práctica por la que una mujer queda embarazada, lleva la gestación a término y da a luz a un bebé mediante un contrato económico para otra persona o pareja, las cuales se convierten en progenitores del bebé.

Hay tres tipos:

Tradicional o gestacional

Hay dos variantes de esta subrogación según la relación genética de la madre gestante con el hijo: la subrogación tradicional (o parcial) y la subrogación gestacional (o plena). En la subrogación tradicional la madre gestante aporta sus propios óvulos y, por lo tanto, tiene una relación genética directa con el hijo. 

Comercial o altruista

Es habitual distinguir los casos de subrogación según la presencia de motivación económica. Se conoce como subrogación comercial aquella en la que la madre gestante participa por una contraprestación económica, mientras que se conoce como subrogación altruista aquella que se realiza de forma altruista. 

En la práctica, en la subrogación altruista la madre recibe una compensación económica aunque restringida a ciertos conceptos como compensación por molestias físicas, gastos médicos o los ingresos no recibidos al no poder trabajar durante un periodo.

Extrafamiliar o intrafamiliar

En algunos casos se dan acuerdos de subrogación dentro de la propia familia. Esto plantea algunos problemas adicionales a nivel médico y ético, especialmente en aquellos casos en los que la relación genética resultante fuese equivalente a la de relaciones de incesto o consanguinidad de primer grado. 

Fertilización asistida

Se llama fertilidad asistida a los distintos procedimientos y técnicas que permiten lograr un embarazo a aquellas personas que por diversos motivos no pueden. Estas técnicas pueden ser de alta complejidad o de baja complejidad.

Las técnicas de baja complejidad buscan la unión del óvulo con el espermatozoide dentro del aparato reproductor femenino. Algunos de estos procedimientos son la estimulación ovárica o la inseminación intrauterina.

Las técnicas de alta complejidad también buscan la unión entre el óvulo y el espermatozoide, pero por fuera del sistema reproductor femenino. Esto incluye la fecundación in vitro, entre otras.

La Fecundación In Vitro (FIV) es la técnica más utilizada y conocida por los pacientes en la reproducción asistida, consiste en obtener ambos gametos y ponerlos en contacto en nuestro laboratorio (In Vitro) para que tenga lugar la fecundación. Posteriormente se transfieren los embriones a ser transferidos a la cavidad uterina de la paciente y así intentar una gestación.

Derecho de los hijos de conocer sus orígenes biológicos

El derecho a la identidad es reconocido en instrumentos internacionales como la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre y Convención sobre los Derechos del Niño y la Niña, entre otros.

El derecho a conocer los orígenes se encuentra comprendido dentro de este derecho humano a la identidad. Según la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH),"el derecho a la identidad puede ser conceptualizado, en general, como el conjunto de atributos y características que permiten la individualización de la persona en sociedad y, en tal sentido, comprende varios otros derechos según el sujeto de derechos de que se trate y las circunstancias del caso".

Los efectos psicológicos y sociales de las tecnologías de reproducción asistida sobre las personas concebidas por donantes y sus familias ha ganado una gran cantidad de interés en los últimos años ya que esta población ha seguido creciendo. Un número creciente de organizaciones de apoyo a la familia alientan a padres y madres a hablar abiertamente de los orígenes de sus hijos/as.

Se trata de un tema de bioética, que requiere que la pareja homoparental se informe, obtenga asesoría de especialistas en el campo de la sicología y el derecho, para establecer lo que será su protocolo familiar con miras al momento en que los/as hijas/as lleguen a su mayoría de edad, cuando se convierten en sujetos/as del derecho a conocer sus orígenes.

Divorcio

Actualmente el ordenamiento reconoce dos formas a través de las cuales las personas se pueden divorciar: por mutuo consentimiento, o sea a través de un juicio, que es el llamado divorcio litigioso. En el caso del mutuo acuerdo simplemente las personas llegan a un acuerdo en relación con diversos aspectos como la guardia y crianza de los hijos, el régimen de los bienes gananciales a su favor, la existencia de pensión alimentaria, y ese acuerdo es llevado ante un Juzgado de Familia para su aprobación. En el caso del divorcio litigioso, es un juicio que llevan las dos personas ante un Juzgado de Familia y a partir de una serie de causales establecidas en el Código de Familia, el juez o jueza determina el divorcio de estas personas y por ende resolver los mismos aspectos antes dichos.

En caso de divorcio, ya sea por mutuo consentimiento o mediante proceso judicial, o en casos en que exista una separación judicial, las personas pueden reclamar el derecho a recibir una pensión alimentaria. Este derecho se adquiere siempre y cuando la persona haya sido dependiente económicamente de su pareja, y por eso puede pedir se establezca una pensión a su favor.

Al declarar el divorcio o la separación judicial, el Tribunal de terminará lo correspondiente a la guarda, crianza y educación de los hijos y las hijas menores de edad, tomando en cuenta el acuerdo, las aptitudes físicas y morales y las capacidades del padre y la madre, de conformidad con el interés superior de la persona menor de edad. Asimismo, se tomará en cuenta el interés superior de los hijos menores.


Sin embargo, si ninguna de las personas progenitoras está en capacidad de ejercerlas, los hijos y las hijas se confiarán a una persona idónea de su círculo familiar y afectivo o, en su defecto como último recurso y durante el menor tiempo posible, a una institución especializada, quienes asumirían las funciones de tutela. El Tribunal adoptará, además, las medidas necesarias concernientes a las relaciones familiares entre padres, madres, hijos e hijas, procurando no separar a los hermanos y las hermanas, de conformidad con el artículo 152 de este Código y el artículo 35 de la Ley N.º 7739, Código de la Niñez y la Adolescencia, de 6 de enero de 1998.

Cualquiera que sea la persona o institución a cuyo cargo queden los hijos y las hijas, los padres y las madres quedan obligados a sufragar los gastos que demanden su guarda, crianza y educación, al tenor de lo indicado por el numeral 35 del presente Código.

Lo resuelto conforme a las disposiciones de este artículo no constituye cosa juzgada y el Tribunal podrá modificarlo de acuerdo con la conveniencia de los hijos y las hijas o por un cambio de circunstancias. (Código de Familia)

La conciliación es el mecanismo mediante el cual dos o más partes en un conflicto familiar, buscan soluciones mutuamente satisfactorias a sus intereses, con la intervención de un tercero imparcial que facilita la comunicación en el proceso.

La figura de la conciliación ha cobrado particular importancia en los últimos años tanto en el ámbito judicial como en el extrajudicial. Cada vez más los sistemas de resolución de conflictos han reclamado el protagonismo de las personas en la creación de las mejores soluciones a las diferencias entre ellas, y la materia de familia no ha sido la excepción.

Son innumerables los logros obtenidos en ésta materia a través de la conciliación, y una de las grandes razones está dada por el hecho de que con este mecanismo se resuelven los problemas familiares a un menor costo.

Se plantea entonces la resolución del conflicto a un menor costo no solamente en el plano económico sino también en el plano social y humano. En el económico es bien conocida la gran diferencia en el costo entre la conciliación y los procesos tradicionales (juicio), tanto para la familia en sí como para el sistema de administración de justicia.

En el social el costo de un problema familiar no resuelto se ha asociado con un factor importante de desmotivación hacia procesos productivos, lo que suele afectar el rendimiento en el desempeño.

En el plano de lo humano se ha comprobado que los problemas familiares no resueltos generan en el individuo, procesos de estrés que afectan a las personas tanto física como psicológicamente.

Es por eso que una conciliación bien desarrollada- a través de un procedimiento estratégico- permite un abordaje integral del conflicto, generando efectos positivos para las personas, trabajando no solamente la «percepción» de las personas respecto de lo que sucedió, sino también las «emociones» asociadas a esta percepción.

En caso de que una persona contraiga matrimonio o entre en una relación de unión de hecho con una persona del mismo sexo, todas las relaciones familiares con sus hijos o hijas anteriores a esta relación se preservan perfectamente. La regulación que entró en vigencia y que permite el matrimonio y unión de hecho entre personas del mismo sexo en nada perjudica, afecta o interrumpe los lazos de familia que existe entre estas personas y sus hijos o hijas.

Es una obligación de los padres y madres, y primordialmente un derecho que tienen las personas menores de edad, de que sus padres/madres cubran sus necesidades básicas. Quien está facultado a solicitarla es el padre o madre que ejerza la guarda, crianza y educación del o los hijos.

Los artículos 164 y 166 del Código de Familia indican que en el juicio de ponderación se ha de tomar en cuenta tanto las condiciones de quien esta cargo la obligación alimentaria, como en los beneficiarios, lo que supone valorar las posibilidades económicas y necesidades de ambas partes de la relación alimentaria.

Es importante recordar que normalmente la pensión provisional se fija prima facie, es decir con la sola demanda de la acreedora o acreedor alimentario, sin mayores elementos de juicio que los proporcionados por éste, y sobre todo, sin audiencia ni defensa del demandado.

Más información en https://pani.go.cr/preguntas-frequentes/1295-pension-alimentaria

Manejo y acompañamiento sicológico para hijos/as en caso de divorcio

La necesidad de trabajar oportunamente con familias que se están reestructurando posterior a la ruptura del vínculo de pareja es esencial, como una forma de prevenir secuelas negativas en los y las niñas, y como una alternativa para asegurar el cumplimiento de sus derechos. 

La ruptura de un vínculo amoroso en el cual se procrearon hijos o hijas es una crisis humana con importantes secuelas. Que se resuelva finalmente depende de varios factores, como la gravedad del divorcio, los recursos sociales y familiares ante la crisis.

Aunque toda separación conlleva una crisis por los cambios que implica, no todas las familias entran en un proceso de crisis aguda, ya que pueden aplicar estrategias oportunas para manejar la ruptura.

Es importante acentuar con las madres o padres que su crisis es importante y dolorosa, pero que deben también mostrar empatía con el proceso de su hijo o hija, comprender que su nivel de desarrollo y maduración, y cómo se pueden ver afectados si la situación no es manejada adecuadamente.

En este proceso deben estar involucrados los padres/madres, terapistas, trabajadores/as sociales e incluso educadores/as de los niños o niñas.
Ref http://www.ts.ucr.ac.cr/binarios/docente/pd-000162.pdf

Temas aún por resolver

Adopción conjunta para parejas del mismo sexo

En teoría no debería ser un obstáculo que una pareja del mismo sexo adopte de manera conjunta, pero aún no se ha materializado. Es decir, hasta que una pareja presente una solicitud de adopción conjunta sabremos cómo actuaría el PANI.

Arreglos parentales sin respaldo legal

En reproducción asistida en caso de mujeres en pareja, si se recurre a donantes voluntarios, algún conocido o arreglos sin que medie un consentimiento firmado y supervisado se corre el riesgo de quedar en vulnerabilidad legal que eventualmente puede generar problemas para la pareja o sus hijos/as.

Derecho de conocimiento sobre orígenes biológicos 

Las personas concebidas por donante (o DCP, donnor-conceived people) deben tener derecho a conocer sus orígenes biológicos cuando lleguen a edad adulta legal.

En Costa Rica no existe regulación para dicho derecho, ni existe una sistematización que obligue a las entidades involucradas en el proceso de reproducción asistida a garantizar la permanencia de registros de manera indefinida.

Filiación de hijos/as por parte de la pareja no biológica

En el caso de parejas de hombres, hay legislación actualmente que permita tres paternidades (la de la madre biológica y los dos hombres en la pareja que recurre a la gestación por sustitución). El padre biológico y la mujer que gesta terminan siendo reconocidos como progenitores, dejando al padre no biológico fuera del marco legal.

Filiación sujeta a matrimonio

Antes del 26 de mayo, los hijos de mujeres en pareja quedaban registrados como de madre soltera.  Eventualmente, una relación entre ellas podría romperse pero se mantendría el vínculo emocional de los hijos con ambas.

Por obligación del Registro Civil, la madre no biológica debe adoptar a sus propios hijos, pero estaría obligada a casarse con la madre biológica.  Esto puede convertirse en fuente de conflicto si una de las partes no está dispuesta.

Reconocimiento de filiación para uniones de hecho en mujeres

Pese a que la figura de la unión de hecho entre mujeres sí se reconoce, no ocurre lo mismo con la filiación de hijos/as de ambas. En caso de darse, una de ellas debería optar por la adopción de sus propios hijos, o estarían obligadas a casarse.  Sin embargo, el matrimonio no debe ser una obligación legal para optar por la filiación.