Preguntas y respuestas

¿Qué organización representan ustedes?

Representamos a la Asociación de Familias Homoparentales y Diversas de Costa Rica. Somos personas de la población LGTBIQ (lesbianas, gays, trans, bisexuales, intersexuales y queer) que ya tienen hijos o hijas o que desean tenerles. Existimos como agrupación desde el junio de 2012 y como asociación inscrita legalmente en Costa Rica desde septiembre de 2017.

¿Quiénes componen actualmente la Asociación?

La componemos cerca de 50 familias vinculadas a la Asociación. Algunas de las familias que la componen tienen estructuras familiares muy variadas:

  1. Mujeres lesbianas (solas o en pareja) que tienen hijos o hijas a través de procesos de fecundación asistida o adopción.
  2. Hombres gay (solos o en pareja) que tienen hijos a través de maternidad subrogada o adopción.
  3. Personas trans que tienen hijos o hijas de una relación heterosexual anterior o posterior a su transición.
  4. Hombres gay o mujeres lesbianas que tienen hijos o hijas sin que estén en una relación de pareja (entre ellos) pero mantienen custodia compartida de los niños y las niñas.
  5. Mujereslesbianasquesehanconvertidoenmadresfrutodeunaviolación.

¿Cuál es la diferencia entre una familia homoparental y una familia diversa?

Se considerafamilia homoparentalaquella donde una pareja de hombres o de mujeres se convierten en padres o madres de uno(a) o más niños(as). Las parejas homoparentales pueden ser padres o madres a través de laadopción, de la maternidad subrogada, de la inseminación artificial o la fecundación in vitro en el caso de las mujeres. También se consideran familias homoparentales aquellas en las que uno (a) de los dos miembros tiene hijos o hijas de forma natural de una relación anterior.

Una familia diversa es aquella donde alguna persona o pareja TBIQ (trans, bisexual, intersexual o queer) tiene hijos o hijas sea a través de un proceso de fecundidad asistida o bien de una relación heterosexual anterior.

¿Qué los une como Asociación?

Las personas que la componen son parte de la población LGTBIQ y tienen en común que ya tiene hijos o hijas. Algunas personas no son aún padres o madres, pero están considerando serlos. También tenemos personas que son amigos(as) o familiares heterosexuales que nos apoyan en la causa.

Creemos que todo ser humano tiene el derecho legítimo a aspirar a tener una familia y que ese deseo no debe serle limitado o negado a nadie por su orientación sexual o su identidad de género.

Creemos firmemente que no hay ni debe haber familias de primera o segunda categoría y que existe un número creciente de personas LGTBIQ solteras o en pareja que ya tienen hijos(as) o con el deseo de tenerles, que está siendo triplemente discriminadas:

  1. Por ser parte de una minoría estigmatizada, en especial cuando se nos relaciona con la niñez.
  2. Por la Imposibilidad de formalizar legalmente la relación familiar a través de la figura del matrimonio civil.
  3. Por la indefensión legal a la que estos niños(as) están siendo sometidos(as) una vez que nacen, cuando se les registra como hijos(as) de una sola madre o un solo padre, despojándoles de la segunda madre (madre no biológica) o segundo padre (padre no biológico).

Es por eso que creemos que el Estado está en la obligación de cumplir plenamente el artículo 1 del Código de Familia de Costa Rica que indica que “Es obligación del Estado costarricense proteger a la familia”, sin discriminación de ningún tipo y para eso debe:

  • Reconocer el derecho a constituir una familia como un derecho humano fundamental y legítimo que no debe serle negado a nadie.
  • Asegurar la protección de todas las familias en toda su diversidad
  • Asegurar el acceso a formalizar la unión de personas LGBTIQ bajo la figura del matrimonio civil tal como lo recomienda la Opinión Consultiva 24/17 de laCIDH
  • Reconocer la identidad familiar y la filiación legal de las personas menores de edad independientemente de cómo fueron concebidos o gestados bajo el principio del interés superior de la persona menor de edad.

¿Cuál es el mensaje en concreto que ustedes quieren dar al Estado y a la sociedad costarricense?

  1. A la Sala Constitucional, que acate de inmediato lo establecido en la Opinión Consultiva 24 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y que declare inconstitucional el artículo 14 inciso 6 del código de Familia el cual impide el matrimonio entre personas del mismo sexo.
  •   Al ser el matrimonio civil la institución jurídica por excelencia que ampara y protege a la familia, esa necesidad se vuelve imperiosa para nosotros ya que ya existen personas menores de edad creciendo en nuestros hogares, los cuales se encuentran en completa indefensión legal al no reconocerse su identidad familiar ni su doble filiación.

 2. Al Poder Ejecutivo, que avance rápidamente en las diferentes instituciones y ministerios de manera que nuestras familias y nuestros hijos no suframos discriminación alguna. Algunos ejemplos concretos son:

a. Patronato Nacional de la Infancia (PANI) para que no se obstaculice la posibilidad de que personas y parejas LGTBIQ tengan acceso a la adopción de menores y que su orientación sexual no sea un impedimento para probar la idoneidad.

b. Ministerio de Educación Pública donde el tema de Diversidad Familiar debe incluirse en los libros de texto e implementar programas de prevención del matonismo en las instituciones escolares y el fomento de una cultura inclusiva y respetuosa.

c. Ministerio de Gobernación y su dependencia en Migración para que familias con parejas o hijos/hijas extranjeros(as) pueden obtener las mismas condiciones que las parejas heterosexuales.

3. A la población en general, que se abra a una realidad social existente, donde somos un país no solamente rico en su biodiversidad, sino también en supoblación. El último Censo Nacional realizado por el INEC, ya reporta 17 composiciones familiares diferentes y de esas, solamente el 40% de las familias están compuestas por un formato “tradicional” con un padre y una madre casados una vez y con hijos.

Que sin temor abracen la creciente diversificación de los formatos familiares dejando de lado los prejuicios. Que se acerquen y nos conozcan, ya que somos familias como cualquier otra y que nuestro anhelo es el mismo que cualquier padre o madre: ver a nuestro hijos e hijas crecer en ambientes rodeados de amor, respeto y que se conviertan en personas felices donde aporten positivamente a la sociedad costarricense.

¿A qué se refieren ustedes con la indefensión legal en la que se encuentran los hijos y las hijas de parejas LGBTIQ?

La situación que viven los hijos e hijas de parejas homoparentales tiene sus raíces con el vacío legal existente en el país de no acceder al matrimonio civil igualitario que es la institución por excelencia que reconoce y protege a todas las familias.

A los hijos e hijas de familias homoparentales no se les reconoce su realidad familiar al momento de nacer, ignorándose el hecho de que ya estas personas nacen dentro de una familia constituida por dos madres o dos padres. A la hora de inscribirles en el Registro Civil, los padres y las madres menores de edad son obligados(as) a registrar el nacimiento de su bebé solamente por la mamá biológica o el papá biológico como hijos o hijas de madres o padres solteras (os), dejando de lado a la otra mamá o al otro papá, que es parte de esa constelación familiar.

Esta situación se repite también en caso de adopción de menores. Ese niño o niña que nace o es adoptado(a) tendrá los apellidos de soltera (o) de la mamá o del papá cuando la realidad es que esa persona menor de edad, no nace ni crece en un hogar monoparental, es decir, el Estado no está reconociendo la identidad familiar en la que nace o es adoptado(a) ese niño o niña.

Eso nos lleva a situaciones muy delicadas como el estado de completa vulnerabilidad o indefensión legal de ese niño o niña en caso de muerte de la madre o padre legal, quedando ese niño(a) huérfano(a) de forma automática.

De la misma forma, el estado de indenfensión queda de manifiesto en caso de separación de las madres o de los padres. Ese niño queda despojado de su mamá no biológica o de su papá no biológico sin derecho a una custodia compartida.

Para que las familias homoparentales sean reconocidas, ese niño o niña debe llevar los apellidos de ambas madres o ambos padres y que el Estado reconozca y proteja este tipo de familias como lo hace con cualquier otra de padres heterosexuales.

¿Cuáles procesos de fertilidad asistida existen en CR para las personas LGTBIQ?

En caso de mujeres (solas o en pareja), se puede optar por inseminación artificial o bien por fecundación in vitro con semen de donante anónimo.
En caso de los hombres, la opción de maternidad subrogada no está normado por ley y debería realizarse en otro país que sí lo permitiera.

¿Qué significó el proceso electoral vivido este año para las familias de la Asociación?

Significó meses de mucha angustia y sufrimiento ya que nos ponía por delante un panorama de mayor discriminación y una “validación” y empoderamiento de personas homofóbicas y llenas de prejuicios.

Significaba también un retroceso a una visión que reconoce sólo un modelo familiar donde el resto de familias quedábamos completamente fuera del sistema. Ahora lo que esperamos es que el país avance rápidamente al reconocimiento pleno de todos los tipos familiares ya con el sustento jurídico que da la Opinión Consultiva 24 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

¿Cuál es la reacción que han vivido los hijos o hijas de las familias asociadas cuando se integran al sistema educativo costarricense?

Hemos observado dos reacciones antagónicas cuando hablamos de otros niños o niñas en comparación de las personas adultas.

Normalmente los(as) niños(as) se muestran con una gran apertura y no son prejuiciosos. Al principio muestran curiosidad que alguien tenga dos madres o dos padres, sin embargo no ven cómo esa situación les vaya a afectar de forma negativa e integran rápidamente a los hijos e hijas de personas LGTBIQ a sus actividades educativas o lúdicas de una forma muy natural.

El problema que hemos detectado se da más bien con las personas adultas, por ejemplo el personal docente o administrativo o bien los otros padres o madres de estudiantes que se alarman porque cargan una serie de prejuicios sin fundamento y crean un clima discriminatorio hacia los hijos o hijas de personas LGTBIQ.

Por eso creemos que desde el MEP es muy importante trabajar en tres frentes:

1. Introducir el concepto de diversidad familiar en los libros educativos como una realidad existente en nuestra sociedad.

2. Fomentar los valores de respeto, inclusión y tolerancia tanto en el personal administrativo y docente, así como en el resto de estudiantes.

3. Proveer de herramientas de consulta para la detección y manejo apropiado del bullying o matonismo por razones de diversidad sexual, tanto de estudiantes que sean LGTBIQ, como de los hijos o hijas de las personas LGTBIQ.

Hay personas que opinan que las personas LGTBIQ no deben adoptar o criar niños(as) ya que no son hogares idóneos y se piensa que los(as) menores de edad tienen el derecho a tener un padre y una madre. ¿Qué posición tienen ustedes al respecto?

Entendemos que vivimos en un mundo heteronormativo y lamentablemente lleno de prejuicios y homofobia hacia las personas sexualmente diversas. Una de las creencias más frecuentes es que las personas homosexuales no pueden criar hijos.

Quienes defienden esta tesis, tienden a apoyarse en la creencia de que hay un solo modelo familiar que se compone de un hombre y una mujer. Que los homosexuales tienen más problemas mentales en comparación con heterosexuales y que sus hijos o hijas presentarían perturbaciones mentales, desarrollándose más tarde ellos(as) mismos(as) como personas homosexuales o presentarían trastornos en su identidad de género.

Poco o nada se consigue discutir estos temas sin datos y hechos, pues se termina discutiendo desde ideologías y prejuicios y no desde la evidencia científica. Por lo tanto, vale la pena referirse a lo que la Organización Mundial de la Salud y la Asociación Americana de Psicología (APA) han publicado sobre personas LGTBIQ y sobre padres y madres del mismo sexo. Estamos hablando de datos recolectados de investigación y estudios de los últimos 50 años, realizadas en países de todos los continentes, que suma más de 1.000 personas estudiadas y desmiente estos prejuicios:

• Salud mental de lesbianas y homosexuales

La homosexualidad fue sacada del Manual Diagnóstico y Estadístico de Enfermedades Mentales DSM en el año 1974, luego de tres décadas de investigaciones científicas que demostraron que la homosexualidad, lesbianismo y bisexualismo no tenía como característica pérdida del juicio de realidad, alteración del pensamiento o de las habilidades sociales o vocacionales (APA, 1974) (algunas investigaciones: Gonsiorek, 1991; Hart, Roback, Tittler, Weitz, Waltson & McKee, 1978; Reiss, 1980). La homosexualidad no implica un trastorno psicológico en sí misma pero la discriminación social puede tener como consecuencia depresión, ansiedad y baja autoestima.

Thompson, en el año 1971, comparó a 127 hombres y 84 mujeres de orientación homosexual con 123 hombres y 94 mujeres de orientación heterosexual. Las características psicológicas no mostraron diferencias entre ambos grupos.

  • Habilidades parentales de homosexuales y lesbianasTasker y Golombock (1997), realizaron un estudio en que encontraron que los hijos de parejas del mismo sexo sufren menos síndrome de alienación parental (sindroma que se presenta cuando los padres divorciados “se pelean” por el amor del hijo, causándole culpa) que los hijos de parejas heterosexuales.Bigner, en 1989, estudió a 33 padres heterosexuales y 33 padres homosexuales a través del inventario de conducta parental de IOWA. Los resultados mostraron que los padres homosexuales eran más atentos a las necesidades de sus hijos y utilizaban más el reforzamiento que el castigo, siendo que los padres heterosexuales utilizaban más el castigo físico. Así mismo, Boss, en el año 2004, comparó a 100 madres heterosexuales con 100 madres lesbianas a través de cuestionarios y diarios de la vida diaria, resultando ambos grupos igualmente competentes.Comparando más de 256 padres y madres homosexuales con padres y madres heterosexuales, en diferentes estudios (Jhonson & O’ Connor, 2002; Mc Pherson, 1993; Bost et al, 2004, Kwesking & Cook, 1992; Lyons, 1983; Miller, Jacobsen Y Bigner, 1981; Murclow, 1979; Pagelow, 1980; Parks, 1998; Patterson, 2001; Rand, Graham & Rawlings, 1982; Segenthaler & Bigner, 2000; Thompson, Mc Candless & Stickland, 1971) se concluyó que las madres lesbianas muestran la misma capacidad de madres heterosexuales de lograr apegos seguros. Padres homosexuales muestran la misma capacidad de ejercer autoridad y entregar amor a sus hijos que padres heterosexuales.
  • Género y orientación sexual en hijos de padres del mismo sexoGolombock en 1983, estudió a 37 niños entre 5 y 17 años de edad hijos de madres lesbianas y 38 hijos de madres heterosexuales, de las mismas edades, a través de cuestionarios y entrevistas. Los resultados arrojaron que no había diferencias entre ambos grupos en su orientación sexual, género y rol de género.Golombock en 1996 realizó uno de los más grandes estudios en este ámbito, de carácter longitudinal en hijos de madres lesbianas. 25 niños fueron entrevistados a la edad de nueve años y luego a los 24 años. Más del 90% eran heterosexuales. Baely llegó a la misma conclusión en el año 1995, en un estudio con 82 hijos de padres del mismo sexo.

La gran mayoría de estudios en los diversos continentes arrojaron que los hijos de padres del mismo sexo no desarrollaban problemas con su identidad de género, desarrollando el rol de género esperado en cuanto a elección de juguetes y juegos, comportamiento, actividades e intereses vocacionales. (Green, 1978; Mandel, Hotvedt, Gray & Smith, 1986; Smith & Roy, 1981).

Reso, en el año 1979, aplicó el inventario de rol sexual de BEM (BSRI) a 24 adolescentes, mitad hijos de lesbianas y mitad hijos de heterosexuales. Los resultados arrojaron que las hijas de madres lesbianas eran más femeninas que las hijas de madres heterosexuales.

  • Salud mental de hijos de padres homosexuales y lesbianasChan, en el año 1998, realizó una investigación que arrojó como resultado que los niños criados en familias con padres con poco estrés, pocos conflictos entre ellos y más amor conyugal, desarrollaban un perfil psicológico y social más sano, independiente de la orientación sexual de dichos padres. El mismo autor realizó un estudio en 55 familias de lesbianas y 25 familias de heterosexuales que habían concebido a través de donación de esperma. El desarrollo de sus hijos era sano en ambos grupos, sin que la variable orientación sexual o número de padres tuviera una relación estadísticamente significativa, siendo así que el mito de que los niños deben tener un padre y una madre para crecer psicológicamente sanos, no tiene evidencia científica.En 1997, Tasker & Golombock, a través de técnicas proyectivas y juegos, concluyeron que los hijos de padres del mismo sexo tienden a ser más preocupados por los niños que consideran más indefensos o más pequeños que ellos, desarrollando mayor empatía que hijos de padres heterosexuales.Uno de los estudios más grandes fue llevado en el año 2003 por Golombock, en 14.000 madres heterosexuales, lesbianas y madres solteras, a través de cuestionarios y entrevistas aplicadas a las madres, sus hijos y sus profesores. Se concluyó que los hijos de madres lesbianas y madres solteras heterosexuales, son tan bien desarrollados y bien adaptados como los hijos de madres heterosexuales.
  • Homosexualidad y pedofiliaEn un estudio descriptivo llevado a cabo por Finkelhor & Russell en 1984, se concluyó que la gran mayoría de los abusos sexuales en menores son cometidos por parte de hombres heterosexuales que en su gran mayoría, son parientes cercanos a la víctima. No hay sustento para la creencia de que homosexuales y lesbianas tienden mayormente a la pedofilia.

• Discriminación en la escuela

Tasker & Golombock, establecieron en el año 1997, que los hijos de padres del mismo sexo pueden ser víctimas de bullyng en la escuela por parte de personas homofóbicas pero que en comparación con el bullyng o matonismo que reciben los hijos de padres heterosexuales, éste no es mayor. Se estableció a través de diferentes estudios que si se entrenaba a los hijos de padres del mismo sexo en asertividad o recibían apoyo por parte de otras familias conformadas por padres homosexuales o lesbianas, superaban esta discriminación sin que ello les provocara un problema psicológico o social.

Posición oficial de la APA con respecto a las Familias Homoparentales y Diversas

  1. La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró en 1973 que la homosexualidad no es una enfermedad mental y en 2018 que la transexualidd tampoco lo es.
  2. Hombres y mujeres homosexuales y transexuales tienen las mismas habilidades parentales que los padres o madres heterosexuales, y en algunos casos incluso más habilidades.
  3. Los padres del mismo sexo no tienen más tendencia al abuso de menores que los padres de diferente sexo.
  4. Los niños hijos de padres del mismo sexo no difieren psicológica ni socialmente de los niños criados por padres heterosexuales.
  5. Que la madre o el padre críen a sus hijos con una pareja del mismo sexo no afecta el saludable desarrollo de los hijos e inclusive, estudios señalan que la presencia de esta pareja es un factor protector.

Como referencia, Todos los estudios pueden ser descargados desde el sitio oficial de la APA: http://www.apa.org/pi/lgbt/resources/parenting-full.pdf.