¿A QUIÉNES REPRESENTAN USTEDES?

Representamos a personas de la población LGTBIQ (lesbianas, gays, trans, bisexuales, intersexuales y queer) que ya tienen hijos o hijas o que desean tenerles, agrupadas como Asociación de Familias Homoparentales y Diversidad de Costa Rica. Existimos como agrupación desde el junio de 2012 y como asociación inscrita legalmente en Costa Rica desde septiembre de 2017

¿QUIÉNES COMPONEN ACTUALMENTE LA ASOCIACIÓN?

La componemos cerca de 50 familias vinculadas a la Asociación. Algunas de las familias que la componen tienen estructuras familiares muy variadas:

  • Mujeres lesbianas (solas o en pareja) que tienen hijos o hijas a través de procesos de fecundación asistida o adopción.
  • Hombres gay (solos o en pareja) que tienen hijos a través de maternidad subrogada o adopción.
  • Personas trans que tienen hijos o hijas de una relación heterosexual anterior o posterior a su transición.
  • Hombres gay o mujeres lesbianas que tienen hijos o hijas sin que estén en una relación de pareja (entre ellos) pero mantienen custodia compartida de los niños y las niñas.
  • Mujeres lesbianas que se han convertido en madres fruto de una violación.

 

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE UNA FAMILIA HOMOPARENTAL Y UNA FAMILIA DIVERSA?

Se considera familia homoparental aquella donde una pareja de hombres o de mujeres se convierten en padres o madres de uno/a o más niños/as. Las parejas homoparentales pueden ser padres o madres a través de adopción, maternidad subrogada, inseminación artificial o fecundación in vitro en el caso de las mujeres. También se consideran familias homoparentales aquellas en las que uno/a de los dos miembros tiene hijos o hijas de forma natural de una relación anterior.

Una familia diversa es aquella donde alguna persona o pareja TBIQ (trans, bisexual, intersexual o queer) tiene hijos o hijas sea a través de un proceso de fecundidad asistida o bien de una relación heterosexual anterior.

 

¿QUÉ LOS UNE COMO ASOCIACIÓN?

Las personas que la componemos somos parte de la población LGTBIQ y tenemos en común que ya contamos con hijos o hijas. Algunas personas no son aún padres o madres, pero están considerando serlos. También tenemos personas que son amigo/as o familiares heterosexuales que nos apoyan en la causa.

Creemos que todo ser humano tiene el derecho legítimo a aspirar a tener una familia y que ese deseo no debe serle limitado o negado a nadie por su orientación sexual o su identidad de género.

Creemos firmemente que no hay ni debe haber familias de primera o segunda categoría y que existe un número creciente de personas LGTBIQ solteras o en pareja que ya tienen hijos/as o con el deseo de tenerles, que está siendo doblemente discriminadas: pser parte de una minoría estigmatizada, en especial cuando se nos relaciona con la niñez, o por la indefensión legal a la que estos niños/as están siendo sometidos/as una vez que nacen, cuando se les registra como hijos/as de una sola madre o un solo padre, despojándoles de la segunda madre (madre no biológica) o segundo padre (padre no biológico).

Es por eso que creemos que Costa Rica está en la obligación de cumplir plenamente el artículo 1 del Código de Familia que indica que “es obligación del Estado costarricense proteger a la familia”, sin discriminación de ningún tipo y para eso debe:

  • Reconocer el derecho a constituir una familia como un derecho humano fundamental y legítimo que no debe serle negado a nadie.
  • Asegurar la protección de cada familia en toda su diversidad.
  • Asegurar la unión de personas LGBTIQ bajo la figura del matrimonio civil, según entró a regir el 26 de mayo de 2020.
  • Reconocer la identidad familiar y la filiación legal de las personas menores de edad independientemente de cómo fueron concebidos o gestados bajo el principio del interés superior de la persona menor de edad.

 

¿CUÁL ES EL MENSAJE QUE USTEDES QUIEREN DAR AL ESTADO Y A LA SOCIEDAD COSTARRICENSE?

  

Al ser el matrimonio civil la institución jurídica por excelencia que ampara y protege a la familia, es imperioso para nosotros/as la consolidación del reconocimiento del matrimonio civil entre parejas del mismo sexo, ya que ya existen personas menores de edad creciendo en nuestros hogares y que requieren ajustes en diversas áreas de la legislación para garantizar su tranquilidad familiar.

 

Del Poder Ejecutivo pedimos un avance rápido en las diferentes instituciones y ministerios de manera que nuestras familias y nuestros hijos no suframos discriminación alguna. Algunos ejemplos concretos son:

  1. Patronato Nacional de la Infancia (PANI): que no se obstaculice la posibilidad de que personas y parejas LGTBIQ tengan acceso a la adopción de menores y que su orientación sexual no sea un impedimento para probar la idoneidad.
  2. Ministerio de Educación Pública: incluir el tema de Diversidad Familiar en los libros de texto e implementar programas de prevención del matonismo en las instituciones escolares y el fomento de una cultura inclusiva y respetuosa.
  3. Ministerio de Gobernación y su dependencia en Migración: que familias con parejas o hijos/hijas extranjeros/as pueden obtener las mismas condiciones que las parejas heterosexuales.

 

De la población en general, abrirse a la realidad social: somos un país no solamente rico en su biodiversidad, sino también en su población. El último Censo Nacional realizado por el INEC, ya reporta 17 composiciones familiares diferentes y, de esas, solamente el 40% de las familias están compuestas por un formato “tradicional” con un padre y una madre casados una vez y con hijos.

Que sin temor abracen la creciente diversificación de los formatos familiares dejando de lado los prejuicios. Que se acerquen y nos conozcan, ya que somos familias como cualquier otra y que nuestro anhelo es el mismo que cualquier padre o madre: ver a nuestro hijos e hijas crecer en ambientes rodeados de amor, respeto y que se conviertan en personas felices donde aporten positivamente a la sociedad costarricense.

 

¿CUALES SON LAS ACTUALES DISPOSICIONES OFICIALES SOBRE LA FILIACION?

El Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) aclaró en junio de 2020 las reglas bajo las cuáles el Registro Civil continuará aplicando una serie de institutos legales a raíz de la derogatoria del artículo 14 inc. 6. del Código de Familia.

En relación con las presunciones de filiación, el TSE dispuso:

1) Cuando exista un matrimonio entre dos mujeres y una de estas dé a luz, por regla de principio, aplicará la presunción, asignándose la comaternidad al niño o niña.

2) En el caso del matrimonio entre dos hombres, la aplicación de la presunción es imposible, pues la persona recién nacida tendrá -en casi la totalidad de los casos- una madre registralmente asignada, no pudiéndose desplazar esa inscripción por la declaración del nacimiento de ambos cónyuges hombres. En ese caso será necesario el trámite de adopción previo consentimiento de los progenitores.

Lo anterior, que obedece a cómo está construido nuestro ordenamiento jurídico, provoca un trato diferenciado entre matrimonios entre personas de distinto sexo o entre dos mujeres, frente a los compuestos por dos hombres, lo cual podría ir en contra del principio de igualdad y no discriminación. El TSE ha hecho consulta a la Procuraduría General de la República acerca de la viabilidad de aplicar las presunciones, en temas de filiación, también a las uniones matrimoniales compuestas por hombres.

El TSE precisó también las reglas que aplicará el Registro Civil en otros tres aspectos: 

1) la inscripción de personas nacidas en el extranjero, hijas de parejas del mismo sexo. Respetar los datos de filiación de personas nacidas en el extranjero. Cuando se solicite la inscripción de una persona nacida en el extranjero cuyos datos de filiación incorporen una comaternidad o una copaternidad (haya o no matrimonio de quienes aparecen como padres o madres), si la documentación está legalizada, entonces se registrarán sus apellidos tal cual constan en los documentos de identidad del menor.

2) el orden de los apellidos con que se inscribe a un menor de edad. Permitir que las parejas homoparentales elijan el orden de los apellidos que llevarán sus hijos. Al seguir nuestra regulación legal sobre el orden de los apellidos con que se inscribe a un menor de edad, una lógica tradicional, binaria, no prevé una composición homoparental de los progenitores. Esa incógnita la resolvió el TSE estableciendo que, cuando no medie proceso de adopción (en cuyo caso el orden será determinado por el acto administrativo o sentencia que la apruebe), podrán los progenitores seleccionar cuál apellido irá primero. Una vez elegido, este no podrá variarse para futuros hijos de esa misma unión.

3) el reconocimiento de hijos extramatrimoniales en el caso de parejas del mismo sexo no casadas. El reconocimiento de hijos extramatrimoniales no estará habilitado en el caso de parejas del mismo sexo no casadas, pues ello supondría un desconocimiento de la razón de ser de esa figura legal. La única forma en la que el Registro Civil podrá inscribir copaternidades y comaternidades en el caso de hijos de parejas homosexuales no casadas será mediante la adopción.

De esta forma, el TSE garantiza la seguridad registral, el derecho a la identidad de las personas menores de edad y la igualdad jurídica de las personas respecto de la cobertura legal de sus filiaciones, frente al importante cambio normativo operado en el país.

La presunción es una previsión legal que obliga a las autoridades registrales a entender que una persona es hija de unas personas específicas, solo por el hecho de estar casadas. En otras palabras, basta que se esté en matrimonio para que el Estado presuma que las personas cónyuges son los padres de quien ha nacido. Evidentemente, contra esa presunción se pueden presentar pruebas en contra (como pruebas de ADN), pero eso debe discutirse en sede judicial.

 

¿CUÁLES PROCESOS DE FERTILIDAD ASISTIDA EXISTEN EN CR PARA LAS PERSONAS LGTBIQ?

En caso de mujeres (solas o en pareja), se puede optar por inseminación artificial o bien por fecundación in vitro con semen de donante anónimo.
En caso de los hombres, la opción de maternidad subrogada no está normado por ley y debería realizarse en otro país que sí lo permitiera.

¿CUÁL ES LA REACCIÓN QUE HAN VIVIDO LOS HIJOS O HIJAS DE LAS FAMILIAS ASOCIADAS CUANDO SE INTEGRAN AL SISTEMA EDUCATIVO COSTARRICENSE?

Hemos observado dos reacciones antagónicas cuando hablamos de otros niños o niñas en comparación de las personas adultas.

Normalmente los/as niños/as se muestran con una gran apertura y no tienen prejuicios. Al principio muestran curiosidad que alguien tenga dos madres o dos padres, sin embargo no ven cómo esa situación les vaya a afectar de forma negativa e integran rápidamente a los hijos e hijas de personas LGTBIQ a sus actividades educativas o lúdicas de una forma muy natural.

El problema que hemos detectado se da más bien con las personas adultas. Por ejemplo, el personal docente o administrativo o bien los otros padres o madres de estudiantes que se alarman porque cargan una serie de prejuicios sin fundamento y crean un clima discriminatorio hacia los hijos o hijas de personas LGTBIQ.

Por eso creemos que desde el MEP es muy importante trabajar en tres frentes:

  1. Introducir el concepto de diversidad familiar en los libros educativos como una realidad existente en nuestra sociedad.
  2. Fomentar los valores de respeto, inclusión y tolerancia tanto en el personal administrativo y docente, así como en el resto de estudiantes.
  3. Proveer de herramientas de consulta para la detección y manejo apropiado del bullying o matonismo por razones de diversidad sexual, tanto de estudiantes que sean LGTBIQ, como de los hijos o hijas de las personas LGTBIQ.

 

HAY PERSONAS QUE OPINAN QUE LAS PERSONAS LGTBIQ NO DEBEN ADOPTAR YA QUE NO SON HOGARES IDONEOS Y SE PIENSA QUE LOS/AS MENORES DE EDAD TIENEN EL DERECHO DE TENER PADRE Y MADRE. ¿QUÉ POSICIÓN TIENEN AL RESPECTO?

Entendemos que vivimos en un mundo heteronormativo y lamentablemente lleno de prejuicios y homofobia hacia las personas sexualmente diversas. Una de las creencias más frecuentes es que las personas homosexuales no pueden criar hijos.

Quienes defienden esta tesis, tienden a apoyarse en la creencia de que hay un solo modelo familiar que se compone de un hombre y una mujer. Que los homosexuales tienen más problemas mentales en comparación con heterosexuales y que sus hijos o hijas presentarían perturbaciones mentales, desarrollándose más tarde ellos/as mismos/as como personas homosexuales o presentarían trastornos en su identidad de género.