_JTZ5020

Centros educativos inclusivos

Nisa Sanz

Después de convertirnos en padres o madres probablemente una de las decisiones más importantes que hagamos tiene que ver con la escogencia de la escuela donde nuestros hijos e hijas asistirán.  Una mala decisión en ese sentido puede acarrear años de angustia, dolor y hasta heridas permanentes en estos jóvenes.  Hablamos tanto de niños y niñas que pueden ser parte de la población joven LGTBI+ como también hijos o hijas heterosexuales que crecen en hogares con padres o madres LGTBI+.

Entendiendo que nuestro(as) hijos(as) pasarán cerca de 30 horas semanales en esos centros, esta decisión no es menor. Es muy importante, antes de tomar esa decisión, revisar por supuesto lo básico:  cercanía, presupuesto, horarios y calidad académica hasta otros que son vitales: la filosofía educativa hasta la cultura interna que se vive a lo interno.

Sin duda, en Costa Rica nos queda aún largo camino por recorrer en términos de igualdad pero debemos empezar para crear entornos seguros y positivos para los(as) estudiantes en toda su diversidad, que incluya a todo el personal docente y administrativo y, por supuesto, a las familias en toda su diversidad, incluidas aquellas con padres o madres LGBTQ +.

El punto de partida de este cambio empieza por nosotros(as), padres y madres que de forma informada podemos abordar a las escuelas y colegios sobre la importancia que tienen las políticas, los protocolos y la cultura de respeto e inclusión en el buen desarrollo de los y las estudiantes.

Quisiera referirme en este artículo a dos temas:  desde lo más obvio como los signos externos, que ya de entrada nos da una buena idea de qué tan inclusiva es una escuela, hasta abordar temas de contenido educativos en libros y lecciones.

Comenzaremos por el primer punto:  la forma.

Los formularios de inscripción

Normalmente este es el primer paso que debe hacerse, incluso para agendar una cita: llenar un formulario de registro. Ese documento tan simple y básico se convierte en un indicador clave del nivel de inclusión del centro educativo, tanto para los y las estudiantes como para las familias diversas. 

Todos los formularios que deban ser llenados deberían tener más de dos indicadores de género para los y las estudiantes de forma que no necesariamente se identifiquen como “masculino” o “femenino” y, para identificar a su familia, se debe incluir «padre/madre / tutor 1» y «padre/madre / tutor 2» en lugar de asumir el tradicional «padre» y «madre».

Signos Externos

Al ingresar al centro educativo, las familias deben estar al tanto de lo que ven y lo que no ven. Ambos son indicadores de si el entorno escolar es seguro y positivo para las personas LGBTQ + o sus familias. Ejemplos de signos visibles de inclusión en el edificio de la escuela pueden incluir rótulos de “Espacio Libre de Discriminación” y también banderas de la diversidad, muestras de que es un espacio inclusivo.

El lenguaje

El lenguaje resulta ser un claro indicador de que el centro educativo tiene ya incorporada una verdadera cultura inclusiva, y eso significa no solo lo que se indique desde la Dirección o las frases publicitarias que se incorporen en los mensajes del centro educativo.  

Me refiero al lenguaje en que el grupo de profesores y administradores hablan en su día a día.  Este es el primer indicador de una cultura que reconoce la diversidad de sus estudiantes y del conjunto de familias que son partes del ecosistema educativo. 

Los educadores deben usar un lenguaje inclusivo o neutro en cuanto al género, en todo momento. 

Por ejemplo:

  • Decir «¡Buenos días, niños y niñas!» o bien «¡Buenos días, estudiantes!» en lugar de «¡Buenos días, chicos!»
  • Preguntar «¿Quién te va a recoger hoy?» en lugar de «¿Mamá (o papá) te recogerán hoy?»

Del mismo modo, los centros educativos deben procurar integrar a los y las estudiantes evitando segregarles por género durante las lecciones. Crear por ejemplo un “equipo de niñas” y un “equipo de niños” en las clases de educación física, así como crear códigos de vestimenta diferenciados por género, son prácticas que refuerzan el binarismo y expone a las personas trans, intersexuales o no binarias a sentirse excluidas.

Baños neutros

La mayoría de los centros educativos dividen los baños en los de “Hombres” y “Mujeres”; sin embargo se debe contar con baños unipersonales “Neutros” donde cualquier estudiante, sin importar su sexo, género o identidad, pueda utilizarlo de forma segura. 

Protocolos anti-bullying

Es importante verificar que los centros educativos conozcan y apliquen los protocolos recomendados por el Ministerio de Educación Pública para apoyar a los y las estudiantes LGBTI+ en su desarrollo de una forma respetuosa así como tener claridad en el protocolo que ayude a identificar y prevenir el bullying o matonismo.  Estos protocolos son lo mínimo que debería tener cada centro educativo y, en muchos casos, hemos observado que ni siquiera eso es suficiente para la construcción de una verdadera cultura de respeto e inclusión.

Las escuelas deben publicar de forma proactiva actos afirmativos para fomentar su postura de cero tolerancias al bullying o matonismo y definirse como lugares seguros y libres de discriminación, reforzado con talleres de sensibilización a todo el personal administrativo, educativo y tercerizado como los buses de transporte de estudiantes, el personal de limpieza, seguridad, etc.

Continuamos con el segundo punto: los contenidos

Los valores de un centro educativo se conocen a partir de lo que enseñan, o bien ignoran, en sus clases. Es sumamente importante que los y las estudiantes LGTBI+ así como las distintas familias cuyos padres y madres son de esta población, se vean reflejados en las clases que se imparten. 

Excluir a esta población a o sus familias lo único que hace es aislar y avergonzar no sólo a estos(as) estudiantes, sino que fomentará un ambiente de segregación en la clase, dificultando una verdadera educación integral y mostrando un visión falsa o artificial del mundo.

Veamos unos ejemplos de cómo podemos tener contenidos académicos inclusivos. 

Literatura

  • ¿Los libros que se leen tienen personajes LGBTQ +?  Si es así, ¿estos personajes son representados de forma positiva o negativa? (Recordemos que históricamente, muchos libros describen a estas personas como malos o peligrosos y en algunos casos los retratan ridículamente).
  • ¿Los libros leídos en clase discuten temas LGBTQ + como “Las ventajas de ser un marginado” de Stephen Chbosky, “El Retrato de Dorian Gray” de Oscar Wilde, “El Color Púrpura” de Alice Walker o “El final del hombre” de Antonio Mercero, para citar algunos?
  • ¿Se proponen libros escritos por autores/as LGBTQ +?

Historia

  • ¿Las lecciones abordan los aportes sociales, políticos y económicos de las personas LGBTQ +?
  • ¿La información relacionada con la historia LGBTQ + define su inicio en los movimientos sociales de las últimas décadas? Si es así, este es un punto de vista limitado sobre la historia LGBTQ + ya que más bien se remonta a civilizaciones antiguas.

Ciencias

  • ¿La sección sobre biología y genética aborda los diferentes tipos de familias y las diversas formas de concepción, como la reproducción asistida, la donación de gametos, la gestación por sustitución?
  • ¿Se incluyen en la clase de biología y genética a las personas intersexuales? 
  • ¿La temática sobre el reino animal hace referencia a la existencia de relaciones entre especies del mismo sexo y los roles de género dentro del reino animal?

Arte, Historia y Cultura

  • ¿Se discute la sub representación histórica de la población LGBTQ + en la historia del arte y las colecciones de museos?
  • ¿Se habla de las familias (en toda su variedad) en la construcción de nuestras comunidades y sociedad? ¿o bien los libros de texto retratan solamente a la familia tradicional?
  • ¿Se discute el poder de los medios de comunicación con respecto a la identidad, el género y la orientación sexual?

Afectividad y Sexualidad

  • ¿Se incorporan en las clases de afectividad y sexualidad a las personas LGBTQ + y sus relaciones?
  • ¿La lección aborda el tema de diversidad familiar en la sección de tipos de familias?
  • ¿Los profesores sólo hablan sobre personas LGBTQ + cuando se discute el tema del VIH/sida?

Sin duda, el camino a la igualdad real toma más tiempo al de la igualdad legal ya alcanzada, y sin lugar a dudas un buen comienzo para construir una cultura inclusiva y respetuosa de las diferencias comienza en casa y en los centros educativos.

Aspiramos a que llegue el día donde no serán necesarios los protocolos anti bullying o los talleres de educación y sensibilización porque ya todas las personas habremos incorporado en nuestro vocabulario, en nuestro quehacer diario y en nuestras actitudes el ambiente necesario que fomente una verdadera cultura segura e inclusiva para todas las personas.

 

Tags: No tags

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *